Loading. Please wait...
search

Los dispositivos móviles se plantean como el futuro de las videoconsolas, y Apple puede conquistarlo

No es un rumor de los que solemos tratar aquí que se pueda confirmar o desmentir, sino que es un conjunto de declaraciones y señales que despiertan preguntas muy interesantes. Hay personajes de la talla de Yves Guillemot, CEO de Ubisoft, afirmando convencidos que la próxima generación de consolas de salón va a ser la última.

A primera vista puede parecer descabellado: el mercado de juegos de PlayStation y XBOX es enorme, y la industria de los llamados ‘juegos AAA’ ya mueve más dinero que la industria del cine. ¿Qué puede hacer que un mercado así desaparezca? La respuesta es algo compleja. No es que vaya a desaparecer, sino que puede transformarse hacia algo donde Apple tendría mucha ventaja.

El argumento de Guillemot para decir sin tapujos que vamos a presenciar el fin de las consolas de salón es que el streaming de videojuegos va a hacer que tener hardware dedicado a los videojuegos en casa sea absurdo. Es decir: en vez de comprarnos un juego para que una consola lo renderice y ejecute, un servidor central se encargará de ejecutarlo con una buena calidad gráfica y los dispositivos de nuestro hogar simplemente recibirán el output. Como si la consola estuviera en las oficinas/servidores de Ubisoft y un larguísimo cable HDMI llegara al televisor de nuestro hogar. Las conexiones a la red modernas que ya tenemos nos dan la oportunidad de hacerlo posible.

PS Now y GeForce Now como pioneros, Fortnite como ejemplo

Ya hay iniciativas de esto por todas partes. NVIDIA está probando GeForce Now, Sony tiene su servicio PlayStation Now (la verdad es que no se trabajan demasiado los nombres). El usuario ya no compra los juegos, sino que se suscribe a ellos o a un catálogo de ellos. Precisamente el mismo negocio que está dando cada vez mejores cifras en el mercado del cine, las series, las aplicaciones y la música. Y vamos camino de verlo en las noticias.

Pero lo importante aquí para Apple, además de esa oportunidad de las suscripciones, es el hardware. Se habla de un futuro en el que podremos jugar a un mismo juego en varias consolas, no en sólo una. Como del trabajo duro se encargarán los servidores centrales, mostrar el juego en cualquier pantalla será algo bastante sencillo dada la potencia que tienen ahora mismo los smartphones y tabletas. ¿Y quién vende smartphones y tabletas como churros? Apple.

Las señales de un cambio importante están ahí. La Switch, de Nintendo, ha conseguido ser una consola tanto portátil como de salón. Los rumores hablan de que la próxima consola de Xbox van a ser varios dispositivos y no uno. OneCast permite jugar a juegos de la Xbox One en tu Mac. Y Fortnite, el juego del momento, se puede jugar prácticamente en cualquier sitio (ayer mismo salió para Switch). Se ejecuta localmente en cada uno de esos dispositivos, sí, pero ya es un paso.

Así que… ¿qué puede hacer Apple al respecto? Seguro que ya se ha hablado en los despachos de Cupertino, sin duda. Es obvio que la compañía tiene que dar algunos pasos como la de normalizar un mando en el Apple TV tal y como comenta John Gruber o mi compañero Eduardo Archanco, pero Tim Cook lo puede tener muy fácil para estrenar un servicio de videojuegos por streaming que funcione tanto para iOS como en macOS. Recuerda que a partir de 2019 será más fácil que nunca desarrollar un juego para iOS y ejecutarlo en los Mac.

Imagina lo siguiente: te suscribes a un juego, se ejecuta en iCloud y lo juegas desde iOS, tvOS o macOS

No es nada que no pueda solucionar un buen kit de desarrollo, y el negocio es evidente. Te suscribes a un juego. Se ejecuta desde iCloud, así que puedes jugarlo en tvOS, iOS y macOS. Vas pagando cada mes hasta que te hartas de jugarlo. La clave, como ya ocurre en Fortnite, es que los desarrolladores vayan actualizando el juego muy frecuentemente para que te hartes lo más tarde posible.

Una plataforma así, además, también permitiría que los grandes juegos que sólo vemos en Windows o en las consolas se animen a venir a las plataformas de Apple. Nos convertiríamos en otro gran ecosistema del gaming.

La potencia del dispositivo ya no importa

Es curioso: hasta ahora el debate siempre era sobre si el aumento exponencial de la potencia de los iPhone iba a sobrepasar la de las consolas de sobremesa y por lo tanto pasaríamos a jugar a grandes títulos desde el móvil, haciendo AirPlay en el Apple TV. Y resulta que ya no importa: sólo hace falta que esos dispositivos sean capaces de recibir la señal de vídeo del juego que se ejecute en un servidor gráfico central. ¿Han muerto las eGPU antes de que se masifiquen?

Con todo este posible gran cambio en el mundo del gaming Apple podría solucionar una de sus mayores carencias. No ocurrirá pronto, pero desde luego seguiré todas las señales que vayan apareciendo con gran interés.

En Xataka | La próxima será la última generación de consolas: después jugaremos como escuchamos música, por streaming

También te recomendamos

Emuladores para Mac OS X, volver a disfrutar de videojuegos clásicos

Hay un motivo por el que a nuestro ojo le vuelve loco el negro puro de OLED

AppleJack, actualizado para Leopard

– La noticia

Los dispositivos móviles se plantean como el futuro de las videoconsolas, y Apple puede conquistarlo

fue publicada originalmente en

Applesfera

por
Miguel López

.

Powered by WPeMatico

Compártelo en tu red social:

O puedes copiar y compartir este enlace
Related Posts